lunes, 19 de julio de 2010

Pensamiento Filosófico en la Obra Ante los Bárbaros de José Vargas Vila


Precedentes

Implícito a la realización del presente artículo está la afirmación de que sí existe pensamiento filosófico en Americalatina desde que el pensador se plantea el análisis de la realidad desde su perspectiva; análisis que puede tomar elementos filosóficos extranjeros para adaptarlos, llevarlos a la realidad del continente. Bajo esta óptica el pensamiento vargasviliano sí corresponde a un análisis filosófico pertinente de la realidad; planteamiento alejado del academicismo clásico, se valida en ser retrato circunstancial y propuesta para solventar las contradicciones sociales de esa realidad.

En tal sentido, el pensamiento filosófico vargasviliano responde a la interpretación de las circunstancias vividas. Influenciado principalmente por el romanticismo y positivismo filosófico, el autor genera su reflexión. Así, el pensamiento del autor es precedido por: El pensamiento emancipador determinado por la Ilustración, donde se promulga que el ejercicio de la virtud apegada a la razón hace posible que desaparezcan las desigualdades sociales. La educación laica orientada por la razón y la virtud, nos conduce al buen vivir.

Igualmente, el positivismo, al extrapolar los preceptos Darwinistas a la sociología, se encuentra presente en la obra del autor; donde el hombre es un animal, con todas las debilidades propias de un animal; sin embargo, somos seres racionales, esa racionalidad nos conduce a mejores estadios evolutivos. Esta, aspiración de una posibilidad mejor a la vivida, también responde, indudablemente, a la influencia del romanticismo filosófico. Pues, el romanticismo Supone una ruptura con una tradición, con un orden anterior y con una jerarquía de valores culturales y sociales, en nombre de una libertad auténtica.

De igual manera, el romanticismo se evidencia en la forma en la cual el autor plantea su obra. No sigue cánones establecidos previamente de orden sintáctico; se permite todo tipo de libertad al ordena las oraciones; emplea el punto y coma para separar párrafos, con la finalidad de hacer énfasis en un palabra la encierra entre comas o inicia la misma con mayúscula; así, palabras como libertad, dignidad, virtud y genio, siempre inicia con mayúscula así estén en medio de la oración.

Bajo estas premisas, no todo el pensamiento del autor puede encajonarse dentro de una escuela determinada; encontraremos puntos en común con alguna, pero también puntos donde diverge con la que toma elementos. Así, la postura anticaudillista y el anhelo por la integración de los pueblos Latinoamericanos, alejan al autor del positivismo.

Influencia

Según Deas, M. (1984) “Vargas Vila fue el escritor colombiano más leído antes de Gabriel García Márquez”. Ha ejercido influencia sobre el pensamiento liberal en Latinoamérica. Cita indiscutible para todos los movimientos que promueven la independencia económica e ideológica, la libertad de decisión y acción. El escritor, usaba un lenguaje directo y lapidario, donde el disimulo y la hipocresía estaban proscriptos por igual. Con verbo grandilocuente, descriptivo de los paisajes latinoamericanos, del paisajismo de la naturaleza y del hombre. Triviño Anzola, C (19991) afirma: “Su manera de escribir ha influenciado a muchos escritores en Americalatina; pero, más allá de esto, es el fondo de lo que se afirma, que ha provocado que el autor sea bautizado como El Divino”.

Vargas Vila ha sido maestro de generaciones de pensadores literarios. Sólo en Latinoamérica ha abrevado muchos escritores y oradores de fama. En este grupo se distinguen nombres, según Deas, M. (1984), como: “José Camacho Carrera, Augusto Ramírez Moreno, Eliseo Arango, Silvio Villegas, Joaquín Hidalgo y Jorge Eliécer Gaitán; quienes afilaron el sable de su elocuencia y enriquecieron su dicción con al adjetivo rutilante de Vargas Vila”.

Pensamiento Filosófico

En Vargas Vila es evidente una postura anticlerical; pues, se opone y combate a las religiones, las considera factor de alienación que limita el pensamiento y la libertad. Para él las religiones son instituciones que se aprovechan de la ignorancia de los pueblos, respondiendo a intereses políticos y económicos de dominio. Su postura responde principalmente al apoyo irrestricto de los sacerdotes católicos al partido conservador. Así lo afirma Vargas Vila (1998):

Buitres con sotana, arrodillados bajo la Cruz del poder; han sacrificado a un hombre, y con su sangre ha tejido el bordado de la Muerte sobre los pueblos; Virtud en sus labios, mas no en sus corazones y actuar; preferidos de Dios para la rapiña; Herejes, usurpadores, mentirosos, traidores, casta decadente, hipócritas, avaros, cortesanos del poder, protectores de la mentira (10).

Siguiendo la postura anterior, promulga el ateísmo como condición necesaria para la independencia y el progreso. Al liberarse el hombre del mundo mitológico es capaz de comprometerse con las realidades que lo circunscribe; hacerse responsable de sí mismo y de la sociedad. Afirma que el ateísmo es el primer requisito indispensable para el genio. Es defensor de la educación laica. Su postura la expresa Vargas Vila (1998):

Solo los Hombres inferiores creen en la existencia de Dios; el Genio desconoce los tonos de esta Hipocresía y Barbarie… El Silencio en los Cielos es tan absoluto como la ilusión en el Corazón de la Hipócrita inocencia… El Hombre creó a Dios a su imagen y semejanza (17).

Denunciando y persiguiendo las injusticias, se puede acabar con la barbarie natural en el hombre. Es compromiso ineludible de los hombres libres y de los escritores revelar los crímenes sociales. Bajo el imperio de la razón y el ejercicio de las virtudes es posible lograr la hermandad entre personas libres y educadas. Para apuntar esta afirmación citamos a Vargas Vila (1998) cuando expresa:

La Razón indudablemente nos distingue del primate que nos precede. De las ramas a la Civilización, sólo la Razón nos separa; y, al quebrar la rama de la Razón caemos al suelo de la Barbarie. La Razón libera y educa, la sin Razón condena y extravía. El Genio se inclina ante la Virtud, la Dignidad y la Libertad… Sólo cuando el Fanatismo religioso y las Cadenas desaparezcan le es lícito al genio callar (37).

Por otro lado, el escritor promueve la unión entre los países Latinoamericanos, con el objeto de contrarrestar la arremetida de los imperios, principalmente de los Estados Unidos; a los cuales considera los verdaderos bárbaros alimentados por el egoísmo y la codicia. Destaca la importancia que tiene el poseer orgullo por ser latinoamericano. No se debe admirar otra cultura que la propia, sólo está permitido asombrarse por las propias maravillas. Esta valoración nos hará fuertes. Es urgente renunciar a las mezquindades personales y sumarse al proyecto de integración y progreso. La actitud contra el dominio de los imperios sobre Americalatina, lo expone al expresar Vargas Vila (1998):

Inglaterra, Alemania y los Estados Unidos proclamaron la grande hegemonía de su raza, que se cree destinada al dominio del mundo en virtud del Derecho Divino de la Fuerza; ellos dieron la palabra de orden de la liga formidable: los fuertes serán siempre los fuertes, y los débiles están llamados a desaparecer; y en virtud de este aforismo monstruoso, que como los cascos del caballo de Atila pasaba extinguiendo el germen del derecho en las llanuras sombrías asoladas por la guerra, fue la raza visionaria, la tremenda usurpadora, como una pantera hambrienta, ora la selva malayas cazando hombres amarillos, ora en al África Austral, destruyendo los hogares de un pueblo puro y heroico, religiosos y bravío (110).

Éste planteamiento es reafirmado al decir Vargas Vila (1998):

Washington, apuñalea a Bolívar por la espalda; y roba sus tesoros; los yanquis, se entregan al reparto y, al despojo de América Latina, y, el mundo ignora este reparto hecho por los piratas de Cartago, creyendo en la derrota de Roma; y, allí, la raza vencida, es la misma que resiste al vencimiento en las orillas del Somme, y en los desfiladeros del Carso (97).

Su anhelo por la unión latino queda expresado ante el clamor:

Es la hora de combatir al yanqui, o declararnos francamente sus esclavos; pero, en caso de decidirnos por la esclavitud, tener siquiera el valor de proclamar altamente nuestra infamia; y, probar claramente al mundo, que los leones de Castilla no dejaron descendientes en nuestras selvas, donde manadas de orangutanes bélicos, se dejan domesticar, apretando entre sus manos de palmípedos venales, las bellotas de oro que los conquistadores les arrojan, y, alzando al viento sus colas, como estandarte de victoria; ¡la triste victoria de la animalidad doméstica por la Fuerza!... anticiparse a la derrota, es el triste recurso de los pueblos que no merecen ni el honor de ser vencidos. Luchar o abdicar. Vencer o perecer. Unimos o morimos. La unión o la desaparición; He ahí el Inexorable dilema; Es necesario escoger; Escojamos (112).

Para Triviño Anzola, C. (2008): “Vargas Vila, es radicalmente contrario a la existencia de caudillos en Americalatina”. Es inadmisible que el gobierno sea ejercido por un hombre o un grupo de hombres que mantengan subyugada a la población a través del ejercicio de la fuerza. Contrario a esto, el gobierno debe ser conducido por ciudadanos probos que muestren interés por los asuntos ciudadanos; tomando decisiones que sirvan para el bienestar general. Al expresar Vargas (1998) “La Barbarie del extranjero puede ser repetida por secuaces de la propia tierra; el Gobierno debe ser ejercido por Hombres Sabios y Justos”.

Afirma Triviño Anzola, C. (2008): “Para Vargas Vila es de suma importancia que las naciones Latinoamericana promulguen leyes justas, que respondan al interés común y no de particulares”. Más allá de interés de facciones políticas y de individualidades, el bienestar común debe prevalecer. Igualmente, es imprescindible crear mecanismos que garanticen el cumplimiento de las leyes. Vargas Vila (1998) expresa esto al afirmar: “Y, la Razón se hace Ley para preservar la Civilización; sólo Bajo el Imperio de las Leyes está sostenida la Libertad, la Dignidad y el Progreso”.

Desde una posición filosófica hoy altamente criticable, Vargas Vila afirma que conviene a la raza Latinoamericana limitar la reproducción indígena; está indicado el procrearse con españoles e italianos para mejorar las capacidades individuales y sociales. Postura ésta, aparentemente contraria a la admiración por lo nuestro y desprecio por lo extraño; sin embargo, ésta tesis es defendida por no pocos pensadores influenciados por el positivismo en Americalatina. Vargas Vila (1998) manifiesta su convicción al decir:

…promover por todos los medios, la populosa emigración española e italiana, hasta mezclar, mejorar y cambiar las bajas capas de nuestros pueblos indígenas y formar ciudadanos laboriosos y conscientes, aptos para el ejercicio de sus derechos y prontos al cumplimiento de sus deberes (63).

Por otro lado, el existencialismo ateo, postura filosófica que lideró el pensamiento europeo de mediados del siglo pasado está presente en la obra de Vargas Vila. Es evidente el rechazo a Dios y la sustitución de la fe divina por la fe hacia la condición humana. Así, el pensador se convierte en precursor no sólo del ateísmo en nuestra tierra, sino también del existencialismo. Visión, que afirma que a pesar de los errores propios del ser humano, a éste le es válido luchar por mejores condiciones de vida, apostando a las capacidades de unión de esfuerzos entre los individuos. El existencialismo ateo es evidente en frases de Vargas Vila (1998) como: “Dios, ha desertado del cielo, y, los hombres, no lo encuentran en ninguna parte, para pedirle Justicia”; igualmente, lo expresa al afirmar: “… el fratricidio no conmovió a Dios; la sangre de Abel no clamó a la Justicia; el Mal es omnipotente y el Crimen es sagrado”.

Para Vargas Vila el hombre está en la tierra para hacer su deber, el deber de ser libre para poder actuar con dignidad; y, es ese deber el que da sentido a la vida. Proscribe las posturas de conformismo que para él conlleva a la miseria cultural, económica y social. En la medida que el hombre se compromete con su deber, está comprometiéndose con la rebeldía que le dará sentido a su existir; esto, lo afirma Vargas Vila (1998) al expresar:

…porque las palomas acuden al grito del milano; porque es la hora crepuscular, vecina de la noche; porque la vida sería vil, si el culto del deber no la llenara; porque del deber, lo sublime es el Dolor; porque del deber no sabe del Éxito; porque ha llegado la hora del Deber, la hora de la Palabra admonitriz [sic]; y, es la hora del crepúsculo sobre los cielos; y de la Conquista sobre la tierra; la hora en que los pueblos dormidos van a ser encadenados; es la hora del grito en las conciencias; es la hora de arrojar sobre los corazones la semilla de la Rebelión, del Heroísmo y de la Gloria; es la hora del Sembrador. (77).

El autor considera que en Latinoamérica se gesta una raza, compuesta de otras razas pero independiente en su gestación. Por estar en gestación no desdice de la fortaleza, de las posibilidades, de las responsabilidades, del compromiso que nos debemos. En su considerar, estamos llamados a ser hombres fuertes, libres y dignos. Esto lo enuncia Vargas Vila (1998) de la siguiente forma: “¿Somos bárbaros? No; ¿Somos civilizados? No; estamos tan lejos de la civilización, como de la barbarie; somos pueblos en gestación; nada definitivo, se acerca aún en esta hora de nuestro crecimiento”. De esta misma manera, el autor nos dice (1998):

Como César, el romano, podemos hacer el alegato de nuestra ascendencia divina, y, según Darwin, el sajón, podemos enorgullecernos también, de nuestro abolengo simiesco; colocados a igual distancia entre la barbarie y, la civilización, éntrela Heliada y la selva, extendemos al Oriente y, al Occidente, nuestros brazos bravíos, de bárbaros autóctonos (113).

De igual forma, el pensador advierte, que esta condición de raza en formación ha obtenido elementos importantes de las culturas que le han dado origen; elemento que en no pocos casos debemos decantar lo carente de valor y exaltar lo que nos hace fuertes, dignos y libres; para que la pretensión de dominarnos de parte de otras culturas no sea posible. Vargas Vila (1998) lo afirma así:

… y, al pie de la Cruz, y, de la espada, se ayuntaron la raza vencida, y, la raza violadora, en uno como abrazo de fieras; y, de ahí surgió una raza triste y, rencorosa, llena de instintos vagos, de fatalismos siniestros, de tradiciones absurdas, y, en cuya sangre el virus de la religiosidad, se infiltró como un morbus de muerte; como una confluencia de obscuridades, todos los fanatismos se encontraron en ella; y, fue religiosa y guerrera, como una tribu de Islam, aventada por la palabra de Mahoma, tumultuosa y, abyecta, como una turba de esclavos, educada por la palabra de Jesús; así pasaron siglos, de una como vegetación animal, hasta que un día, como si esa pobre raza, hecha de bastardas, no tuviera bastante con la hibridez de su sangre, la codicia de los conquistadores y, la avaricia de los monjes holgazanes, trajeron a sus campos el esclavo africano, y, desataron sobre ella el aluvión de la raza negra; y, el negro apareció entre nosotros, diseñando su silueta enconada, sobre los campos taciturnos, bajo un ramal de azotes; y, él, nos trajo también su alma enferma de esclavitud y, fanatismo; su pobre alma estática y mímica, todavía más cerca que la nuestra del hombre primitivo; su barbarie se unió a nuestra barbarie, bajo ese huracán de esclavitudes; y, sus ojos, soñadores de los blancos soles de Nubia, y, de las obscuras selvas hotentotas, miraron con codicia de carne, la desnudez tranquila de la hembra indígena, perdida entre el agua y el sol, bajo el follaje espeso, que la quimerizaba (117).

Vargas Vila (1998) lejos del conocimiento científico actual que prueba la inexistencia de razas en el humano, nos advierte que el conocimiento de lo que somos reside en la compresión y superación de los componentes degenerados de las razas que nos originaron. Su pensar nos lo deja ver al afirmar: “Hay, pues, que remontarnos a los orígenes de la raza, para explicarnos sus desgracias de hoy…”.

Conclusiones

Para el estudio de la Historia de las Ideas en Americalatina es fundamental conocer las circunstancias que generaron los planteamiento filosóficos; pensamientos que alteraron la realidad circunstancial en un proceso innegable de simbiosis entre pensamiento y acción. Entonces, el estudio del pensamiento filosófico de Vargas Vila, representante de la intelectualidad de Nuestra América de inicios del siglo XX, es de suma importancia cuando se pretende entender la visión de la realidad de los intelectuales de su época frente a circunstancias determinadas; posturas que sirvieron de base para las decisiones posteriores a nivel político.

Una visión influenciada por preceptos del romanticismo y positivismo filosófico, determinada por la realidad circunstancial del momento histórico, conlleva a pretender la segunda independencia Latinoamericana; independencia que engloba las decisiones económicas e intelectuales, con la finalidad de buscar la libre determinación de los pueblos.

Esta rebeldía ante todo imperio invasor es la principal actitud política e intelectual en Nuestra América de principios del siglo XX, actitud que se va a mantener a lo largo de todo el siglo, e indudablemente aún determina mucho del pensamiento producido en la actualidad. Rebeldía que llama al nacionalismo, a reconocer como hermano a todo el nacido en Americalatina a pesar de las fronteras, las divergencias culturales, económicas, políticas y sociales. Hermandad que llama a la unión de esfuerzos para solventar los problemas comunes.

En tal sentido, Escobar Uribe, A. (2003) afirma que: “Vargas Vila es invitación a la rebeldía; y desde la insubordinación, pretensión de forjar naciones que se maravillen por las propias fortalezas y probabilidades”. La premisa es la unión y no la desunión, la hermandad y no la barbarie, las posibilidades de progreso y no el conformismo.

Entonces, cuando se deja de admirar al extranjero y se puede maravillar por lo que se es y las posibilidades existentes, se puede proceder a la fundación de las repúblicas. Naciones que están llamadas a cimentar su acción bajo el imperio de la legalidad, de la razón y la cooperación; siendo el gobierno ejercido por los mejores hombres, ciudadanos probos y honestos.

Lo antes expuesto, tanto para Vargas Vila como para no pocos pensadores de principio del siglo pasado, más allá que un eufemismo o delirio romántico, es una realidad posible; solo es necesario el empeño emancipador, la educación y la reverencia al trabajo y a la razón. El pensador, en toda su exposición filosófica, pretende inculcar independencia y voluntad para construir naciones libres y dignas en Americalatina. Pues, lejos de esta aspiración está, sin duda alguna, que los pueblos de nuestra tierra se conviertan en colonias de los imperios. Así, en lugar de naciones libres, dignas y fuertes, seríamos explotados sumisos reverentes de la mano opresora.

Hoy, al iniciar el siglo XXI, estamos llamados a rescatar de nuestros pensadores pasados, el compromiso con el futuro, así aprovechar el presente, alimentarnos de nacionalismo con el propósito de que nuestros pueblos, con el ejercicio de la razón, sean independientes, educados y autodetermiantes de sus realidades.

Referencias

Alvarado Tenorio, H. (2008). Don J. M. Vargas Vila. Letralia Tierra de Letras, la Revista de los Escritores Latinoamericanos en Internet. http://www. Letraliatierradeletras/vargasvila.

Deas, M. (1984). José María Vargas Vila, sufragio, selección, epitafio. Banco popular. Santa fe de Bogotá.

Escobar Uribe, A. (2003). El Ensayo en Antioquia. Biblioteca Pública Piloto de Medellín para América Latina. Medellín.

Triviño Anzola, C. (1991). José María Vargas Vila. Colección Clásicos Colombianos. Procultura. Santa fe de Bogotá.

Triviño Anzola, C. (2008). La Novela de la Ira. Editorial Planeta. Santa fe de Bogotá.

Vargas Vila, J. (1998). Ante los Bárbaros. (Los Estados Unidos y la Guerra) el yanqui: he ahí el enemigo. Panamericana Editorial Ltda. Santa fe de Bogotá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada