viernes, 16 de julio de 2010

Noción de Ideas para Platón


Antes de definir el valor conceptual de las Ideas para Platón en necesario esbozar su doctrina sobre la realidad. Platón divide al mundo en dos distintos aspectos; el mundo inteligible —el mundo del auténtico ser—, y el mundo que vemos alrededor nuestro en forma perceptiva —el mundo de la mera apariencia—. El mundo perceptible consiste en una copia de las formas inteligibles o Ideas. Estas formas no cambian y sólo son comprensibles a través del intelecto o entendimiento – es decir, la capacidad de pensar las cosas abstrayéndolas de como se nos dan a los sentidos. En los Libros VI y VII de la República, Platón utiliza diversas metáforas para explicar sus ideas metafísicas y epistemológicas: las metáforas del sol, la muy conocida "mito de la caverna" y, la más explícita, la de la línea dividida.

En su conjunto, estas metáforas transmiten teorías como la Idea del Bien, a la que tiene como principio de todo ser y de todo conocer. La Idea de Bien realiza esto en la manera similar que el sol emana luz y permite la visión de las cosas y la generación de éstas en el mundo perceptivo.

En el mundo perceptivo, las cosas que vemos a nuestro alrededor no son sino una ligera resemblanza con las formas más reales y fundamentales que representa el mundo inteligible de Platón. Es como si viéramos una sombra de las cosas, sin ver las cosas mismas; estas sombras son una representación de la realidad, pero no la realidad misma.

Sin embargo, Platón se refiere a un único universo. Desdobla el universo en dos, su línea donde asienta la parte del universo que el ser humano puede percibir por los sentidos y la parte del universo que actúa como causa del anterior y que el ser humano puede aprehender por medio de la hipótesis de la hipótesis superior. Así, quien mira el paisaje se dará cuenta que es imposible que el paisaje sea meramente lo que la fotografía muestra.

En el primer segmento de esta línea asienta los objetos que son perceptibles por los sentidos y a la vez los divide en dos clases y refiere para cada tipo de objeto una forma en que el alma conoce estos objetos. La primera son las imágenes o sombras que se desprenden de los objetos físicos imágenes de las que se puede obtener un conocimiento casi nulo, por tanto, el ser humano imagina qué pueden ser estas sombras. En la segunda división de este primer segmento asienta a los objetos físicos que tienen una doble papel, son generados por lo que llamará seres inteligibles inferiores y superiores a la vez que con otros elementos generan las sombras. A estos corresponde la operación de la creencia porque al estar en constante cambio por estar sujetos al tiempo y al espacio nunca son.

En el segundo segmento de la línea Platón asienta los objetos que sin poderse percibir por los sentidos son percibidos por el alma y son los generadores de los que se encontraban en el primer segmento de la línea y también la divide en dos. En la primera parte de este segundo segmento asienta los seres inteligibles inferiores, los principios matemáticos y geométricos. Estos entes todavía guardan algún tipo de relación con la parte del universo sensible porque se los puede representar; la operación que realiza el alma para aprehender estos conceptos es el entendimiento. En la última parte, asienta los seres inteligibles superiores, aquellas ideas que solo pueden ser definidas por otras y que de ninguna manera pueden ser representadas para la percepción sensorial; para comprenderlos el alma se dispone hacia ellos utilizando la inteligencia.

De tal manera, para Platón la Idea es la forma de una realidad, su imagen o perfil, eterno e inmutable. Por lo tanto, la visión de una cosa es equivalente a la visión de la cosa bajo el aspecto de la Idea. Los pasajes en los cuales Platón se refiere a las Ideas son numerosos. La idea es la unidad de algo que aparece como múltiplo, por lo tanto la Idea no se puede apreciar sensiblemente sino inteligiblemente; por lo tanto, las Ideas sólo se pueden ver a través de la mirada interior.

Para Platón las ideas son las cosas mismas en su estado de perfección. Las Ideas son las cosas como tales, que están lejos de ser las realidades sensibles sino las inteligibles. Las ideas es una teoría que comienza a perfilarse en diálogos como El Banquete y el Felón y que es discutida y reafirmada en los llamados diálogos últimos.

Cuando se han admitido las Ideas, es paso siguiente determinar qué cosas tienen Ideas. En principio, se suele creer que cualquier cosa posee una idea; sin embargo, resulta dudoso que exista Idea de cosas viles o insignificantes. Por lo tanto, el filósofo tiende a reducir las Ideas a objetos matemáticos y de ciertas cualidades que hoy consideramos como valores; como: la bondad y belleza.

Platón ordena las Ideas jerárquicamente. Una Idea es más Idea en cuanto expresa la unidad de algo que aparece como múltiplo. En los primeros y diálogos intermedio de Platón, la cuestión sobre las Ideas no marcaba gravedad en la jerarquización; en efecto las Ideas de que se hablaba eran Ideas como de la virtud y justicia principalmente. Es decir, Ideas que pueden comprenderse sin esfuerzo; entonces, ser justo es aproximarse a la Idea perfecta de justicia, ser virtuoso es aproximarse lo más posible a la Idea perfecta de virtud. Sin embargo, posteriormente se desarrolla que las Ideas no necesariamente deben aproximarse a estas entidades. Posteriormente, Platón plantea que no sólo existen Ideas de estas entidades, sino también de otras como el fuego y los hombres; y también cosas vulgares como la suciedad y los pelos. Es obvio que Platón al llegar a este punto vacila considerablemente, pues si esto es verdad, existirán tantas Ideas como clases de cosas. Siendo entonces cada Idea el modelo de cualquier cosa de su correspondiente clase. Esto llevó a Platón a reducir el reino de las Ideas, y sobre todo a insistir en ciertas Ideas que aparentemente constituyen el eje del mundo inteligible; lo cual supone que no hay sólo Ideas sino clases de Ideas. Estas serán Ideas tales como la de unidad, pluralidad y otras análogas. Cinco de estas Ideas más elevadas alcanzan al final preeminencia; son lo grades géneros: el ser, la igualdad y diferencia, movimiento y reposo.

El pensamiento de Platón sobre las Ideas es la base de una doctrina muy difundida al final del mundo antiguo; la doctrina según la cual las Ideas son modelos existentes en el seno de Dios. Según Filón de Alejandría, uno de los principales promotores de tal doctrina, afirma que las Ideas o Ideas-Potencias son modelos inmanentes en el logos divino que sirven de intermediarios entre Dios como creador y su creación. Entonces, el mundo a sido creado según las Ideas ejemplares que forman un mundo inteligible de razones seminales, esto no significa que Dios sea simplemente un demiurgo al estilo platónico; aunque con la doctrina de referencia se plantea si Dios es o no trascendente a las Ideas ejemplares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada